6 razones para llevar a un niño a terapia

Llevar a nuestro hijo al psicólogo no quiere decir ni que tenga un trastorno mental, ni un problema gravísimo, ni que vaya a tener repercusiones en el futuro ni que nosotros seamos malos padres.
Los niños vienen sin libro de instrucciones y los padres lo hacemos lo mejor que sabemos, pero a veces simplemente necesitamos el consejo y asesoramiento de un profesional que esté especializado con la dificultad con la que topamos, ya sea que no pronuncia bien la RR y entonces asistiríamos a un logopeda, o que tiene los pies planos y entonces iríamos a un podólogo, o que se pelea mucho en el cole y entonces iríamos a un psicólogo infantil.
¿Cuándo es necesario llevar a nuestro niño a un psicólogo?

  1. Cuando vemos que el niño sufre, que lo pasa mal, que no está a gusto… y esto se mantiene durante un largo tiempo y es difícil de consolar.
  2. Cuando vemos que le cuesta relacionarse con otros niños, que prefiere siempre jugar solo, que en el parque no se acerca a los otros niños, rehúsa ir a fiesta de cumpleaños…etc.
  3. Cuando hay un cambio brusco en su conducta: de pronto dejan de hablar, ya no quieren hacer algo que antes les encantaba, se muestran distantes con nosotros, retraídos.
  4. Cuando presentan mucha agresividad y una dificultad en el control de sus impulsos, y en tolerar las situaciones que les frustran.
  5. Cuando desafían a la autoridad de manera sistemática y tienen comportamientos crueles y agresivos hacia animales, niños o personas vulnerables.
  6. Cuando el niño ha pasado por una situación potencialmente traumática, como la muerte de un familiar muy cercano o el bulling en el colegio. Los niños no hablan de lo que sienten, no saben bien expresar qué les está pasando pero eso no implica que no les afecte.

Compartir en Redes Sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on tumblr

TE INTERESA

[aweber listid=2960448 formid=696816658 formtype=webform]
X