Cómo controlar nuestros pensamientos

A menudo nos encontramos a nosotras mismas dándole vueltas a cientos de pensamientos negativos. Este tipo de pensamiento pueden llegar a ser muy poderosos y podemos estar mucho tiempo repitiendonoslos. Y es como la pescadilla que se muerde la cola, cuanto más nos los repetimos más poderosos se vuelven y  cada vez es más difícil pararlos. Incluso cuando el pensamiento negativo surge como una duda, al final despues de tanto repetirlo lo creemos como si fuese real. Pero podemos parar esta rutina de negatividad.
Lo primero de todo es TOMAR UNA DECISIÓN para parar estos pensamientos.  Debe ser una decisión consciente pues a veces inconscientemente estamos como apegados a esos pensamientos, que nos producen cierto placer aunque sean negativos, estamos tan habituados a ellos que si nos los quitaran nos dejarían un vacío. Por ejemplo, si solemos pensar en lo desastre que es nuestra cuñada, eso es un pensamiento negativo pero que en el fondo nos hace sentir bien a nosotras pues en comparación ella es un desastre pero nosotras somos mejores.
El segundo paso es SEPARARTE DE TUS PENSAMIENTOS. A veces estamos tan identificados con nuestros pensamientos que es difícil separarlos pues es como si viniesen de nuestro interior, pero este paso de diferenciar nuestros pensamientos negativos de nosotros mismos es esencial para poder tomar distancia y pararlos.
El tercer paso es preguntarte A QUIÉN VAN DIRIGIDOS ESTOS PENSAMIENTOS. Cuando un pensamiento negativo aparezca por tu mente párate y preguntate: ¿quién está pensando esto? ¿y a quién va dirigido? Al responder a esta pregunta nos damos cuenta de que hay un YO que puede decidir si aceptar o rechazar esos pensamientos negativos. Tomamos consciencia de ellos y nos damos cuenta de que no somos una víctima de nuestros pensamientos, que tenemos control y capacidad de elección sobre ellos.
Cuarto paso DETECTAR LOS PENSAMIENTOS NEGATIVOS EN CUANTO APARECEN. Y este paso requiere una determinación y un esfuerzo por nuestra parte. Debemos estar alerta de cada pensamiento que aparece en nuestra mente y tan pronto como detectemos uno negativo debemos dejarle ir y no dejarnos llevar por él. Cuanto más nos dejamos llevar por la negatividad de nuestros pensamientos, más difícil se hace para nosotros poder pararlos luego.
Y por último MEDITACIÓN. Ya sabéis que últimamente siempreestoy hablando sobre meditación y mindfulness pero es que es una herramienta maravillosa para mejorar nuestra vida de manera global, y en esto de los pensamientos negativos de manera específica pues nos ayuda aconcentrarnos y a mantener una mente tranquila sin pensamiento intrusivos.
¡Animo! Todo es cuestión de práctica y hábito.
 

Compartir en Redes Sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on tumblr

TE INTERESA

[aweber listid=2960448 formid=696816658 formtype=webform]

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
X