¿Cómo está tu niño interior? ¿Le cuidas?

 

Todos tenemos un niño interior herido, algunos han tenido más momentos felices que otros, mientras que otros han tenido mucho dolor, han sido abandonados, abusados, maltratados pero la gran mayoría han sentido de una forma u otra que les faltaba algo, que necesitaban curar, reparar, dejar salir el dolor que produce el no sentirse querido como uno necesita sentirse querido.  Digo querido porque sentirse querido es sentirse bienvenido, bienvenido al mundo, bienvenido a esta familia, bienvenido a poder ocupar un lugar un espacio en esta familia.

Muchos de mis clientes echan de menos el haber escuchado frases como “bienvenido al mundo, me alegro que estés aquí, deseaba tanto tenerte conmigo……” escucha esta frase y lloran. Lloran porque hubieran dado lo que fuera por haber sentido esas palabras, haberlas escuchado y haberse sentido bienvenidos.

Pero nunca es tarde para tener una infancia feliz y es cierto podemos trabajar esas carencias que nos causan dependencia de los demás y reconectar con nuestro niño interior. Reconectar con nuestro niño interior significa recuperar una parte de mi que he dejado bloqueada, oculta, en la sombra.  Significa mirar a los fantasmas de frente y acogerlos porque si son fantasmas es porque no han concluido su proceso, su camino, su paso a otra dimensión. Cuando miramos a los fantasmas de frente, nos hacemos amigos de ellos, le damos la energía positiva que anula su parte negativa y pueden pasar a la luz, al amor, a la dimensión que nos transportará más allá.

El trabajo del niño interior es IMPRESCINDIBLE, esto quiere decir que lo tenemos que hacer si o si, que es indispensable para poder reconectar con nuestro corazón que es el motor, el origen, el centro que simboliza las cualidades esenciales e incorruptas del ser humano. Aunque ha habido bastante confusión respecto de lo que es una sensación, una emoción, un sentimiento, un pensamiento, un estado de animo, lo que ahora se sabe es que el corazón simboliza el AMOR, que algunos llaman emoción, otros, sentimiento, otros estado de ánimo (cuando estamos enamorados) pero que finalmente el AMOR es una energía que nos conecta, une, funde, con el otro y crea algo nuevo. Es una energía creadora, es una energía agradecida, compasiva, dadora. Cuando estamos conectados con el AMOR y proyectamos AMOR creamos un circuito que conecta con el amor del otro y genera algo nuevo, algo con más amor, algo mas grande.

Te invito a que trabajes en tu niño interior en el curso que daré sobre Niño Interior en modalidad residencial desde el viernes 28 de abril al martes 02 de mayo de 2017.

Puedes ver toda la información haciendo click aquí

Compartir en Redes Sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on tumblr

TE INTERESA

[aweber listid=2960448 formid=696816658 formtype=webform]
X