Continuemos con los extraños…

Bien… el otro día me quedé en la Técnica de tirar del hilo, ¿y esto qué es?
Es una técnica que consiste en repetir las últimas palabras que la otra persona acaba de decir, nos permite salir bastante airosos si nos vemos en un apuro. Por ejemplo:
– Salí de mi casa esta mañana y olvidé las llaves sobre la mesa.
– ¿Así que las olvidaste sobre la mesa…?
– Sí, porque llamó mi madre justo antes de salir y me quedé pensando en la conversación que tuvimos, que además me hizo llegar tarde.
– Vaya, también llegaste tarde…
Es obvio que de este método no puede abusarse porque cansa rápido, tanto a nosotros como a la otra persona, pero en los momentos en los que pretendemos conocer a alguien, resulta un buen trampolín para que se abran.
Hay otra técnica, a la que llamo “escoger el bombón”, que tampoco es difícil de practicar, pero que requiere que pongamos algo más cuidado. Consiste en tomar un aspecto que extraemos de las palabras de nuestro interlocutor, sobre el que suponemos casi con seguridad que querrá extenderse. Prestando atención a lo que dicen hallaremos la pista. Por ejemplo:
–          Pues sí…, hace unos días que llueve a cantaros, y ayer cuando saqué a pasear a mi perro nos cayó un aguacero.
–          ¿Así que tienes perro?
 De esa forma se puede abandonar la conversación ligera y pasar a un nivel algo más sustancioso. Porque incluso aunque el tema aún pudiera no interesarnos, es obvio que sí es de interés para la otra persona. Y así, una vez que se sienta escuchada se incrementarán las oportunidades de que ella a su vez nos escuche a nosotros y de que además lo haga con genuino interés.
Para llegar a dominar de forma natural estas estrategias de acercamiento verbal podemos practicar con quienes trabajan en un comercio o cafetería, por ejemplo; que son lugares donde suelen darse situaciones en las que no tenemos nada que perder y sí algo que aprender.
Estos ejercicios nos darán la agilidad y el valor para entablar conversaciones con cualquiera. Es sencillo y divertido y no requiere que hablemos durante horas. Unos minutos de entrenamiento al día nos abrirán bastantes horizontes de las relaciones humanas.
La habilidad para acercarnos a las personas a través del diálogo siempre nos garantizará una red de contactos más amplia que no debería resultarnos en absoluto desdeñable.
Algunos no se deciden a hablar con extraños sólo porque temen cualquier tipo de rechazo. Por la forma y el tono de sus primeras palabras sabremos pronto si hay o no disposición al diálogo; y en caso de que no la hubiese, si hacemos esta aproximación como un tanteo para determinar el estado de ánimo del otro, no deberíamos sentirnos mal por el simple hecho de que su mente está en otra cosa, por ejemplo.
En primer lugar porque es bastante probable que su actitud guarde más relación con sus circunstancias personales que con nuestra intromisión; y en segundo, porque no siempre tenemos suficiente humor para hablar.
En caso de que una conversación no llegue a establecerse, siempre sería beneficioso analizar si nuestra primera frase cumple o no las cuatro reglas que se mencionan para el buen uso de estas técnicas.
Un punto importante es que durante la conversación siempre queda reflejado el estado de ánimo de nuestro interlocutor. Si por ejemplo mencionara algo como la enfermedad de un ser querido, u otro problema personal, ese sería el momento más apropiado para tirar del hilo o escoger el ‘bombón’, en lugar de seguir hablando de cosas sin importancia o fijarnos en algo de menos relevancia para la otra persona.
Siempre es bueno dedicar algo de empatía y ofrecer unas palabras de consuelo o esperanza y no tendría sentido seguir hablando de cosas sin importancia cuando alguien ha sacado un tema doloroso como puede ser la muerte de un ser querido.
En tales casos nos están pidiendo un poco de consuelo y no sería bien recibida una respuesta insensible de nuestra parte. Si escogemos no participar en una conversación así, entonces es más adecuado callar que hacer cualquier comentario que ignore su dolor.
No dejes de investigar más sobre el tema de cómo establecer relaciones con desconocidos para hacer de estos amigos o si cumplen tus requisitos, establecer con ellos relaciones afectivas. Hay mucho que aprender y los beneficios pueden ser una vida más feliz con alguien que realmente te llena.

Compartir en Redes Sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on tumblr

TE INTERESA

[aweber listid=2960448 formid=696816658 formtype=webform]

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
X