Convivir con un hermano con TOC

CONVIVIR CON UN HERMANO CON UN TOC

Convivir con una persona que sufre de un TOC o trastorno obsesivo compulsivo puede llegar a ser difícil.

La psicóloga Raquel Fari comparte su experiencia cuando su hermano fue diagnosticado en los años 80, en una época donde las dificultades mentales se entendían desde una perspectiva muy diferente.

“Hace 40 años, cuando yo era casi adolescente, a mi hermano mayor le diagnosticaron TOC. Por aquel entonces, el termino de Trastorno obsesivo compulsivo era totalmente desconocido para mi familia. Me gustaría reflexionar sobre el impacto que este trastorno tuvo en mi hermano, y también en mí misma en tanto en cuanto me vi obligada a vivir una situación vital difícil.

Y me gustaría también hacer notar que cuando alguien utiliza el término “tener un TOC” de una manera superficial, coloquial y de broma, está quitando importancia al sufrimiento de aquellas personas que han tenido que vivir con ello, y no es ninguna broma.

No recuerdo cómo ni porque mi hermano Desarrollo el TOC. Él es mucho mayor que yo, el tenía 30 años por entonces y yo solo 14. Yo solo estaba preocupada por los nuevos discos que salían y por pasar tiempo con mis amigas, era una niña feliz pero un día al Volver a casa me encontré a mis padres encerrados en la habitación de mi hermano.

A través de la puerta cerrada pude escuchar el sonido de un hombre llorando, y me preguntaba quien seria y que estaba pasando. Cuando por fin salieron, vi que aquel hombre que lloraba era mi hermano.

Mis padres no me dieron muchos detalles, pero pude entender que algo no muy grave había pasado en el trabajo de mi hermano, y el había reaccionado demasiado y se había ido y había empezado a beber en un bar, y se había emborrachado.

Mi hermano que normalmente tenía un gran autocontrol, que siempre iba elegantemente vestido al trabajo, ese día parecía otra persona, la corbata desecha, el traje sucio.

Mis padres entraron en shock. venían de otra generación, mi padre había estado en la Guerra, y ellos tenían otra medida para la tragedia, y no eran muy empáticos, para ellos el simple hecho de haber sobrevivido a la Guerra era lo importante. Todo lo demás era secundario.

Mi hermano dejo el trabajo, se negó a Volver y empezó a beber de manera regular. Ahora yo al Volver del colegio me encontraba a mi hermano oliendo a tabaco y alcohol. No me gustaba verle si y me asustaba cuando empezaba a murmurar “dejadme en paz, dejadme en paz” y me decía que no era por mí, que eras esas imágenes que tenía en su cabeza y que no podía quitárselas.

Mi hermano se negó a ver a ningún especialista, le daba mucho miedo que le dijesen que había perdido la cabeza y que le tienen que ingresar, así que siguió bebiendo para anestesiar sus pensamientos obsesivos e intrusivos, a veces incluso pensaba en hacerse daño a sí mismo para pararlos.

Pero llego a un punto que no podía más y fue al doctor, que le diagnosticó con un tipo de TOC en el cual la persona sufre de intensas preocupación y pensamientos que causan mucho malestar. Le medicaron y empezó semanalmente terapia con un psicólogo que le enseno técnicas de relajación y maneras de manejar sus dificultades.

Tardo dos años en recuperarse, pero pudo Volver a trabajar solo 6 meses después de empezar el tratamiento y a lo largo del proceso fue aprendiendo a lidiar con su estrés de forma más sana.

El tratamiento del TOC se ha desarrollado enormemente desde los años 80, y ahora la terapia más utilizada es la cognitivo conductual que te ayuda a manejar los síntomas del trastorno. También en lo referente a la medicación hemos avanzado mucho en estos años y la medicación no tiene los efectos secundarios que tenía antes.

Compartir en Redes Sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on tumblr

2 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


TE INTERESA

[aweber listid=2960448 formid=696816658 formtype=webform]

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
INSCRIBETE YA - PLAZAS LIMITADAS

¿TE TIENES QUE IR?

Suscríbete a nuestro newsletter para estar informado de nuestras ofertas y actividades encaminadas a conseguir tu bienestar.

X