El poder de la intencion

El cerebro no distingue entre lo que es real o lo que es tan solo una percepción. De hecho siempre respondemos a lo que percibimos, sea real o no, lógico o ilógico. Actualmente se ha comprobado que si queremos cambiar nuestro estado de salud o cualquier situación con la cual no nos sintamos cómodos, necesitamos cambiar nuestra percepción, nuestras actitudes, nuestras creencias y nuestras intenciones.
El problema con cambiar de perspectiva es que la mayoría de las actitudes que determinan nuestra vida son inconscientes. Las perspectivas negativas con las que estamos en resonancia se encuentran bien escondidas como un glaciar bajo el mar.
Sabemos, gracias a la psicoterapia, que tomar consciencia de nuestras percepciones negativas inconscientes no necesariamente las vuelve coherentes, tenemos que transformar esas percepciones cambiando el ángulo de visión, cambiando las creencias negativas y entonces podremos tener una imagen holográfica distinta. Trabajar con energías nos ofrece
esta posibilidad.
La intención se define como el pensamiento enfocado para realizar una acción determinada. Las personas que saben dirigir la intención tienen la capacidad de conectar con la Energía Universal, y tienen unas características especiales:
1. Hablan desde una convicción interior de que cuando conectan con la Fuente, esta es abundante y capaz de suministrar todo.
2. Utilizan un lenguaje positivo en el que no cabe duda de que obtienen lo que piden, nunca mencionan lo que no quieren sino lo que están convencidos que está en camino.
3. Tienen la firme creencia de que nada externo puede debilitar su conexión con la energía creadora del poder de la intención.
4. Se concentran y mantienen el pensamiento en lo que tienen la intención de crear.
5. Creen que todo lo que les acontece tiene un orden divino y están agradecidos de lo que se presenta en sus vidas.
6. Tienen la habilidad y el deseo de ver una enfermedad temporal como una bendición, y saben en su corazón que, en alguna parte de ese revés, hay una oportunidad, que es lo que buscan en todo lo que surge en sus vidas.
7. Carecen del concepto de separación, porque saben que todos nosotros emanamos de la misma Fuente divina. Su conexión con los demás tiene una naturaleza espiritual. En su corazón, estas personas sienten una afinidad hacia toda vida, así como hacia la Fuente de toda vida.
8. Son capaces de atraer a su vida la cooperación y asistencia de otros en el cumplimiento de sus propias intenciones. El sólo hecho de sentirse conectado significa que, en las mentes de estas personas, no hay nadie en este planeta con quien no estén unidos espiritualmente.
9. No se sorprenden cuando la sincronicidad o las coincidencias les traen los frutos de sus intenciones. Saben en sus corazones que esos sucesos, aparentemente milagrosos, han sido traídos a su espacio vital inmediato porque ellos mismos ya estaban conectados con esos eventos, es la ley de atracción la que trabaja.
10. Estas personas “bien intencionadas” no alardean de su buena suerte, sino que se encuentran en un perpetuo estado de gratitud y de radical humildad. Entienden cómo trabaja el universo, y permanecen en un dichoso alineamiento, o sincronicidad o coherencia con él, no le desafían ni le encuentran defectos.
Estas personas están vibrando en una frecuencia superior y producen un gran efecto cuando entran en contacto con personas que están vibrando en frecuencias inferiores de energía. Su
sosiego tiene el efecto de hacer que los demás se sientan seguros y tranquilos, e irradian una energía de serenidad y paz. Saben que sentirse mal es una elección, y que la misma no es útil
para corregir las situaciones desagradables en el mundo.
Por eso utilizan sus emociones como un sistema de orientación para determinar cuán sintonizados están con la fuente. Cuando se sienten mal por algo, lo usan como indicador de
que tienen que cambiar su nivel de energía para sintonizarse con la pacífica y amorosa energía de la Fuente. Se repetirán a sí mismos: “Quiero sentirme bien”; y, con este deseo,
reconducirán sus pensamientos hacia la armonía.

Compartir en Redes Sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on tumblr

TE INTERESA

[aweber listid=2960448 formid=696816658 formtype=webform]
X