El significado de las sincronicidades

simbolos

Las anécdotas y sincronicidades son el lenguaje de los símbolos que nos ofrece la vida, es la información, el mensaje que a veces se escapa de nuestra mente por falta de atención en la mayoría de los casos, o por que atender a ese mensaje, significaría tomar conciencia, de que estamos cogiendo un camino equivocado, se nos avisa de una forma muy sutil para que rectifiquemos.

Cualquier circunstancia de la vida, puede ser representada en forma de anécdota y analizada cono tal. Para ello el primer ingrediente necesario es el sentido común, ya que muchas de las situaciones que nos suceden a diario tienen una fácil lectura. Siempre y cuando tengamos la intención de averiguar su sentido a través de un pequeño aprendizaje, conociendo lo que es el lenguaje del inconsciente que trabaja a través de símbolos e imágenes, al igual, que en sueños. También en nuestra vida de vigilia aparecen las señales de la misma forma para que nos demos cuenta de que sucede algo que no es totalmente equilibrado y armónico.

La anécdota nos da la posibilidad de enfocar la vida desde una visión totalmente innovadora, utilizando todos los recursos creativos de la mente y aumentando la autoestima a través del conocimiento y la auto observación, al mismo tiempo que observamos también lo que ocurre a nuestro alrededor. Esa doble observación de uno mismo y del entorno, nos llevará a la comprensión de las causas de los desequilibrios existentes en nuestra vida y nos hará capaces de una forma muy rápida de eliminar nuestras propias limitaciones.

Las sincronicidades nos proporcionan herramientas de llamadas de atención como un semáforo en ámbar, para que podamos evitar situaciones negativas antes de que sucedan. Por ejemplo, si alguien tropieza al dirigirse a casa de un amigo para recriminarle algo, puede pensar que ese tropiezo indica que la acción que está emprendiendo, quizás se ha abordado desde un ángulo equivocado, y que puede encontrarse con tropiezos para poder exponer su criterio. A lo mejor no es el momento oportuno, ni el lugar o no es necesario exponer sus recriminaciones de la forma en que el había pensado. Eso le puede dar pie a reflexionar y darse cuenta de que a lo mejor de una forma más fría, más sutil o más amorosa, puede indicarle aquello que no le gusta de él.

A menudo hacemos reflexiones en voz alta del estilo de: “Ya sabía que no era un buen momento para llamar” o “Tenías que haber esperado a que estuviera de mejor humor para decírselo”, todas ellas relacionas con situaciones en las cuales la vida nos avisa a través de una anécdota o sincronicidad y se le hizo caso omiso. La interpretación del lenguaje de las sincronicidades se basa principalmente en la capacidad del individuo para escuchar y mostrarse atento a las circunstancias que suceden en su vida.

Compartir en Redes Sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on tumblr

TE INTERESA

[aweber listid=2960448 formid=696816658 formtype=webform]

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
X