Enamorarse de dos personas


Una relación de amor verdadero y maduro no propicia la aparición de una relación con un tercero. En el caso de que esta situación se dé, es necesario evitar las tentaciones y hacer un análisis profundo de nuestros sentimientos.
En una relación madura y verdadera, no hay posibilidades de que exista una tercera persona involucrada. Una pareja de estas características evita cualquier situación que arriesgue su relación.
Pero cuando las relaciones son superficiales, puede existir la doble relación. esto se debe a que alguno de los miembros de la pareja es inmaduro emocionalmente y necesita vivir la continua sensación de enamoramiento.
Cuando la relación es superficial, la persona puede pensar que está enamorada de dos personas simultáneamente, viviendo ambas experiencias con intensidad. La atracción que experimenta por ambas puede dificultarle el discernir sobre cuál siente con mayor intensidad. Suele suceder que estas relaciones se vivan como complementarias entre sí, donde cada persona le aporta algo distinto a este enamorado.
Otra situación se da cuando una persona tiene una relación estable y se enamora de una nueva persona, puede ocurrir que confunda sus sentimientos, creyendo que ama a ambas personas, pero en realidad lo que ama es el estado de felicidad que experimenta durante la primera fase del enamoramiento. La nueva relación representa la oportunidad de volver a experimentar la sensación de enamoramiento, la pasión amorosa. Esta novedad significa un complemento para la relación tranquila que está viviendo desde hace tiempo.
Lo normal es que cuando una persona vive dos historias de amor paralelas, deba decidirse por una tarde o temprano. No es posible realizar proyectos de futuro con ambas personas y concretarlos, esto no es realista. Siempre suelen sobrevenir problemas asociados con la situación, que terminan por ocasionar mucho sufrimiento a todos.
El amor maduro implica querer a la persona y desearle siempre lo mejor, por lo tanto, no es posible amar a dos personas simultáneamente, porque no es posible desearle lo mejor al otro si estamos en una relación con otra persona. Lo mejor para la persona amada es compartir nuestros sentimientos y emociones con ellos, no con otra persona. Esto sólo se da cuando existe un amor egoísta, dedicado únicamente a satisfacer nuestros deseos y obtener el placer para nosotros mismos, sin considerar el daño que hacemos.
El amor maduro requiere entrega y esfuerzos, superación constante de la pareja y de cada uno de sus miembros. Significa superar los obstáculos que se presentan a la pareja, evitar las tentaciones y luchar para mantener vivo el amor. Este es un amor fiel y fuerte. Una persona profundamente enamorada no está dispuesta a dejarse enamorar por otro.
 

Cómo actuar ante esta situación:

Ante una situación de enamoramiento por otra persona, debemos reflexionar sobre la naturaleza verdadera de esos sentimientos y buscar la causa de este deseo por estar con dos personas simultáneamente.
Muchas veces ocurre que se trata simplemente de una atracción física. También puede ser un enamoramiento superficial propiciado por una situación de malestar en la pareja o propia. A veces ocurre que existe la necesidad de volver a enamorarse. Ante estas situaciones, es necesario aprender a vencer la tentación y evitar arriesgar la relación de pareja por un capricho pasajero.
En el caso de que este nuevo sentimiento sea genuino y estemos enamorados de dos personas, es imprescindible sincerarse con ambas para evitar producir un daño mayor.
http://www.amoryamistad.org/general/

Compartir en Redes Sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on tumblr

TE INTERESA

[aweber listid=2960448 formid=696816658 formtype=webform]

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
X