COMPARTE TU RESULTADO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

Lo primero que deseo decirte es que te “Felicito” y te “Admiro” porque lo has hecho lo mejor que podías con las herramientas que tenías y las circunstancias que te rodeaban.


Y ahora que te has puesto “manos a la obra” para mejorar esos aspectos de tu infancia que están bloqueando tu felicidad actual, es importante que pongas tu atención en trabajar esta 5ª Etapa.


En esta etapa estamos aprendiendo cómo aprender, experimentar las diferentes maneras de hacer las cosas. Aprendemos a dialogar, a estar en desacuerdo, a manejar nuestros errores. Aprendemos a cómo instalar nuestra propia estructura interna y la necesidad de seguir las reglar o normas externas.


Aquí vamos a aprender todo lo que nos va a servir para la vida adulta. Empezamos a discernir cuál es nuestra responsabilidad y cuál es la responsabilidad de los demás. Es una etapa donde nos tenemos que demostrar de lo que somos capaces, arriesgándonos a que nos humillen, critiquen o evalúen. Es por ello, un momento importante donde se pueden generar muchos traumas, entre ellos: miedo a hablar en público, miedo a no encajar, a parecer ridículos, de no estar a la altura…

Por lo cual, buscamos que otro nos valide, o nos diga lo que es mejor para nosotros y nos enseñe a tomar el poder. Necesitamos saber que otros se sienten como nosotros, que piensan como nosotros y que tienen comportamientos parecidos. De no ser así nos sentiremos marginados.

Y el dialogo interno que se forma en nosotros es: “No sé lo que se”, “No soy capaz” “Si no sigo las reglas, no voy a encajar”

Pero, tenemos una buena noticia, a través de nuestra conexión con nuestro niño interior podemos restaurar ese momento y sanarlo.

A continuación, te propongo algunas acciones reparativas para que puedas ir trabajando:
 * Desarrollar la habilidad de observar y experimentar sin crítica.
 * Diferenciar entre deseos y necesidades
 * Evaluar las normas y aprender su utilidad.

También puedes realizar algunas de estas afirmaciones:
“Puedo confiar en mi intuición”
 * “Te quiero incluso cuando no estamos desacuerdo”
 * “Puedes pensar por ti mismo, está bien”