"HÁBLAME DE LA LLUVIA" – María Monjas

El miedo a la muerte produce avaricia.
La avaricia produce urticaria.
Ojalá nos rasquemos un día y nos salgan flores rojas.
Y no muramos del susto.
 
Miramos al cielo por si hay nubes. Por si hay muchas nubes, por si son negras o vienen presurosas en bandada. Sea como fuere, y aunque el sol nos queme de buenos presagios, nos abrochamos los cierres y agarramos los paraguas. Por si acaso, por si se confundió la mujer del tiempo, por si el jefe está de malas, o la chica que te gusta se va con otra. Por si hoy caen las acciones de Bankia o baja el déficit de autoestima o viene un temporal de desilusiones. Por si ocurre algo malo, algo terrible, por si acaso, por si acaso…
Háblame de la lluvia va a mojarte, va a empaparte, lleves o no paraguas.  Quizá no te de miedo probar sus versos porque creas que ya lo sabes todo sobre ti, porque te sientas  conforme o conformado. Te invitamos a cuestionarte, a cambiar las cosas de sitio, a darle la vuelta a lo que te reconforta. Te invitamos a mirar de frente a la tormenta, a romper los espejos de la auto-complacencia y rebuscarse un poquito más adentro.  A naufragar de desamor y salvarte en el último suspiro de mar.
Que después de la tormenta viene la esperanza, la alegría de lo posible, la inocencia de lo inédito y la risa espontánea.  No dejemos que los versos nos los escriban los otros, no vaya a ser que un día nos quedemos sin lluvia, nos quedemos sin nubes, nos quedemos sin cielo.

Compartir en Redes Sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on tumblr

TE INTERESA

[aweber listid=2960448 formid=696816658 formtype=webform]
X