La habilidad imprescindible en un terapeuta

counselingTe estarás preguntado ¿y cual es esa? Saber escuchar. Recuerdo el primer máster que realicé en la Universidad Pontificia de Comillas, un máster de Relación de ayuda de Rogers. El profesor el primer día de clase nos dijo: “Os diré una cosa, aunque penséis lo contrario: no sabéis escuchar” Nos quedamos todos sorprendidos, eramos 30 psicólogos y nos decían ¡a nosotros! que no sabíamos escuchar cuando nos dedicábamos a eso. A lo largo del Máster nos dimos cuenta de que tenía razón, la escucha de un terapeuta no es una escucha normal, es una escucha profunda, completa, total… Y eso es lo que a mi me aportó el Counseling.

El counseling o la relación de ayuda, surge en los Estados Unidos de la mano de Carl Rogers en contraposición al psicoanálisis, que sólo lo podían ejercer los médicos, para que siguiendo un entrenamiento rápido y facil pudieran ayudar a otras personas que se encontraban en momentos díficiles de su vida pero cuyos problemas no eran “problemas mentales” que deberian ser tratados por los médicos.

Todos tenemos momentos en que nos sentimos bloqueados, atascados, confusos, con dificultades para tomar decisiones y es un buen momento para pedir orientación y/o ayuda, sin necesariamente tener que hacer una psicoterapia profunda.

El counseling se compone de técnicas de apoyo emocional, que algunos conocen de forma natural, y otros tienen que aprender, de cara a apoyar a otros en momentos difíciles de su desarrollo.

Rogers se dio cuenta que mostrando aceptación incondicional, empatía y autenticidad hacia que los clientes (ya que el no los consideraba pacientes) superaran sus problemas y crecieran porque estas características les hacian acceder a lo mejor de si mismos.

El estaba convencido de que los clientes tienen todos los recursos necesarios para desarrollarse adecuadamente pero necesitan sentir que se les acepta, se les entiende y las personas se relacionan con ellos congruentemente.

Los clientes, según Rogers son aquellas personas que buscan un servicio y participan en el proceso terapeutico de forma activa, en vez de ir a un terapeuta que sigue el modelo medico donde se les hace un diagnostico,  un plan de curación y un pronostico haciendo que la persona se sienta completamente dependiente y deje su curación en manos de el.

Rogers se basa en datos empíricos para formular que  en todo ser humano existe una tendencia innata a la actualización, esto es, al desarrollo progresivo y a la superación constante, si se encuentran presentes las condiciones adecuadas. Según Rogers el ser humano es positivo por naturaleza y desarrollará estas características si recibe el respeto y apoyo necesarios.

Las técnicas básicas consisten en aprender a:

  • Saber escuchar, promoviendo la escucha activa
  • No juzgar sino entender al otro
  • Ser empático, es decir saberse poner en el lugar del otro y entenderle desde él. No es ser simpático donde uno muestra sus propios afectos.
  • No dar consejos
  • No preguntar nunca el por qué…
  • No hacerse cargo de los problemas del otro sino acompañarle para que se responsabilice.
  • No interpretar la situación del otro sino intentar entender sus circunstancias
  • Concentrarse en el aquí y el ahora porque toda situación presente es el resultado de experiencias pasadas
  • Intentar sobre todo contactar con los sentimientos que nos llevan a entendernos mejor.

Dentro de la relación de ayuda se podría decir que existen dos procesos diferentes que pueden darse por separado o combinados. Son la Orientación y el Consejo.

En la orientación se ayuda a la persona a contestarse las preguntas: ¿Hacia donde voy? ¿qué elijo? ¿qué es lo más conveniente para mí?

En el Consejo se ayuda a la persona a contestarse: ¿Qué hago?  ¿Cómo lo hago? ¿cómo lo llevo a cabo? Ambos procesos  tienen fases que ayudan a conseguir resolver estas preguntas, que son la fase de exploración,  la fase de comprensión y la fase de acción.

El counseling es útil para todos, tanto para relacionarnos con amigos y seres queridos, compañeros o jefes como para ayudarnos en nuestra labor profesional como terapeutas, ya que sus técnicas y herramientas favorecen la comunicación, la comprensión, las relaciones, los buenos sentimientos.

Su finalidad es facilitar un aprendizaje cognitivo-emocional para la prevención, el cambio y el desarrollo personal. Se enfoca principalmente en crear salud descubriendo nuestros propios recursos psicofísicos y facilitando el darle un sentido a la vida.

Cuando el consejero brinda un clima de encuentro, de libertad y de amor (en el sentido amplio) el cliente estará dispuesto a revisar sus actitudes y conductas, y además asumir la responsabilidad sobre sí mismo.

Merece la pena conocer y practicar las técnicas del counseling y para que nuestra vida personal y profesional vaya en el camino de la plenitud.

Si quieres formarte en esta técnica haz click aquí para consultar información del curso, que se imparte presencial y a distancia.

Compartir en Redes Sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on tumblr

TE INTERESA

[aweber listid=2960448 formid=696816658 formtype=webform]

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
X