Las caricias no se gastan

Victoria Cadarso www.victoriacadarso.comSegún Steiner (1971), existen una serie de normas parentales irracionales y prejuiciosas que impiden un libre y sano intercambio de estímulos sociales constructivos produciendo escasez de caricias y obligando a las personas a buscarlas de manera forzada y complicada. A pesar de ello, esas normas son aceptadas por numerosas culturas, grupos y organizaciones, provocando daños que abarcan desde la simple insatisfacción, hasta infelicidad matrimonial y familiar, depresiones, adiciones, alcoholismo, obesidad, trastornos psicosomáticos,…

Desde la infancia se establecen en las familias una serie de normas en el intercambio de caricias (positivas) basadas en el mito de que las caricias se agotaran si se intercambian libremente. Uno de los aspectos nocivos del Padre Critico Negativo así construido, es que tiene una serie de reglas que gobiernan el dar y recibir caricias.

Estas normas se interiorizan en forma de MANDATOS (que son normas o pautas que nos limitan a nosotros mismos) y las decisiones de supervivencia correspondientes para ser aceptados. Esta serie de normas las hemos agrupado como las leyes de escasez de caricias. Junto a cada una de ellas vamos a exponer algunas de las ideas prejuiciosas del PC- que con el tiempo han ido dando lugar a la aceptación generalizada de tal ley.

Estas LEYES DE LA ECONOMÍA DE LAS CARICIAS que limitan el intercambio son:

1. No des las caricias positivas que corresponde

2. No aceptes las caricias positivas que merezcas

3. No pidas las caricias positivas que necesites

4. No te des las caricias positivas a ti mismo

5. No rechaces las caricias negativas destructoras

El efecto de estas reglas es que las personas son prevenidas de acariciarse libremente unas a otras y hacerse cargo de su necesidad de caricias. Como consecuencia la mayoría de los humanos viven en un estado de hambre de caricias en el cual sobrevive con una deficiente dieta de caricias – de manera similar a las personas que están hambrientas de comida- y se pasan gran cantidad de tiempo y esfuerzo tratando de satisfacer su hambre de caricias. La ESCASEZ de caricias y el hambre insatisfecha de caricias hace, a las personas insatisfechas, más fácilmente manipulables.

Compartir en Redes Sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on tumblr

TE INTERESA

[aweber listid=2960448 formid=696816658 formtype=webform]

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
X