Maneja la frustración a la hora de hacer dieta

Normalmente queremos resultados rápidos y cuando no los conseguimos nos sentimos frustrados e impacientes, lo que nos crea intranquilidad y podemos entrar en el círculo vicioso del principio. Las personas que quieren perder peso lo quieren perder ahora, de hecho los programas de pérdida de peso que más atraen son los que dicen que se van a perder kilos más rápido. Parece ser que las personas que se enganchan a las cosas son las que funcionan con la idea de “todo o nada” no se puede comer un poco, si comemos ya comemos todo lo que podemos.
 
Una buena manera de ir cambiando este “chip” es hacerse a la idea de que se va a perder peso poco a poco, que es más sano ir perdiendo poco a poco y que recuperar peso después de una dieta es directamente proporcional a lo que se tarda en bajar el peso: es decir si perdemos rápido recuperamos rápido.
 
Manejar la desmoralización
Cuando hemos intentado diferentes métodos sin resultado es normal que nos desmoralicemos y descorazonemos, estas emociones negativas hay que poder manejarlas para conseguir remontar la motivación de lograr nuestro objetivo
 
Las reuniones sociales y comer por glotonería: De igual manera que el impulso de comer cuando anticipamos que vamos a tener una fiesta sabemos que cuando veamos cosas ricas vamos a tener tentaciones,  y se puede tratar de antemano con la Técnica de Liberación Emocional (EFT)
 
TÉCNICA DE VISUALIZACIÓN DEL ÉXITO
 
Para conseguir un objetivo hay que tener una idea, y la idea surge en nuestra imaginación, si queremos conseguir el peso ideal tenemos que poder imaginarnos con ese peso ideal. Tenemos que poder vernos como que ya hemos conseguido la meta y por ello es muy importante que nos vayamos haciendo una imagen de cómo nos veremos cuando lo consigamos.
Para ello podemos reforzarnos todos los días con un ejercicio de visualización para conseguir la meta. Puedes grabarte el ejercicio en una cinta, ponerle una música que te agrade y si lo practicas diariamente dirigirás tu energía en la consecución de la meta.
 
Cierra los ojos y sigue las directrices que te digo a continuación, cuando te haga preguntas no las contestes están indicadas para que reflexiones acerca de ellas.
Piensa cual es tu objetivo e imagina que ya lo has conseguido, elije una imagen que te indique que ya lo has conseguido. Piensa como te verás a ti misma habiendo conseguido tu meta. Tómate unos minutos y respira esa imagen de tu éxito. No estás en el camino de conseguirlo, estás ahí, YA LO HAS CONSEGUIDO
 
Imagina que te ves a ti misma ¿Cuáles son los detalles de tu imagen? ¿Está la imagen en blanco y negro o está en color? ¿Lo ves como una película o como distintas fotos?
Te ves a ti misma como si te mirases a un espejo desde fuera, y te fijas en los detalles de tu cara, tu cuerpo, lo que llevas puesto, la postura es distinta a la que has tenido hasta ahora, y el gesto te ha cambiado? ¿Cómo te ves, es una visión agradable?
 
Imagina que alguien que es importante para ti te está halagando por haber conseguido tu propósito y está muy contento por ti. Escucha lo que te dice. Tal vez haya más personas que también te estén dando la enhorabuena ¿Qué te dicen? ¿Qué tono de voz tienen? ¿Es un tono de cariño y admiración por lo que has conseguido? Regístralo.
 
Imagina como sientes tu cuerpo físicamente ahora que has conseguido tu propósito. Fíjate en la postura, te sientes más liger@. Tómate unos instantes para disfrutar como se siente tu cuerpo ahora que estás dentro de tu cuerpo.
 
Imagina que emoción te acompaña ahora que has conseguido tu meta. Siente el orgullo y la alegría de haber podido llevar a cabo tu meta. Siente la confianza y la satisfacción de que haber obtenido los resultados que querías. Siente la calma y la tranquilidad de haber conseguido tu meta.

Compartir en Redes Sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on tumblr

TE INTERESA

[aweber listid=2960448 formid=696816658 formtype=webform]

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
X