Me mandas un whatsapp

whatsappSuena el “tri-tono” . ¡¡¡Pi…ti…clinc …!!!

– ¡Cariño! ¿qué haces ?

-Estoy a punto de meterme en la cama… ¿Y tú mi vida?

-En la discoteca, ¡detrás de ti!

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Bueno, bueno, bueno… El WhatsApp:  Uno de los nuevos inventos de nuestra tecnología, que te tiene atado a la pata de una silla…

Observo a la gente por la calle, totalmente inmersos en sus Smartphones de última generación, enviando y recibiendo mensajes a todo bicho viviente, ignorando al mismo tiempo a todas las personas que tiene más cerca. La escalada de la mensajería vía móvil, afecta a millones de personas, y ya ha alcanzado unas cotas bastante preocupantes con WhatsApp “gratuito” entre comillas, nunca mejor dicho.

No será que nos motiva eso… lo de “gratuito”. A pesar de todo se está propagando una adicción a los mensajes de móvil a una velocidad vertiginosa, que ya tiene enganchados a todas las clases sociales y de cualquier edad.

No sé si somos conscientes de la falta de comunicación, respeto y consideración hacia los demás.

Cuando en un restaurante, el  elemento de moda que decora  todas las mesas es ese maravilloso equipo Smartphones que participa activamente durante toda la velada de un grupo de amigos, como un convidado más a la fiesta, es cuánto menos preocupante.

¿Es dependencia, adicción, obsesión?  No sé, eso debería aclararlo un experto. Esa preocupación por el qué te dirán y qué contestarás a alguien, que es posible que esté a cientos de kilómetros, cuando el que tienes sentado enfrente de ti, y con el que te puedes comunicar, o es “whatsappera”, o está percibiendo una falta de respeto y atención, clara …

Si vives pendiente de las dos rayitas de leído y recibido, piénsalo, es posible que se haya convertido en una adicción, y cómo cualquier adicción , no puede ser bueno, ni mucho menos recomendable.

Si no te crea ansiedad, ni dudas, ni sospechas . Si no necesitas llevarlo siempre encima, ni estar pendiente de la lucecita o la ventanita que te indica que alguien quiere saber algo de tu vida o te manda la foto del desayuno… Si no es así, entonces … Cierto que manejado con los cinco sentidos es un buen invento.

A pesar de todo. ¡Has de estar atenta!

No sea que vaya alguien y te diga … “Niña, deja ya de tanto whatsapear”, que necesito hablar contigo…

¿Dónde quedó esa carta que con tanta ilusión se escribía? La misma que se llevaba al buzón, como si fuera un tesoro… y qué además contenía la foto del último verano con tu pandilla de amigos.

Compartir en Redes Sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on tumblr

TE INTERESA

[aweber listid=2960448 formid=696816658 formtype=webform]

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
X