miedo a la muerte

Miedo a la muerte

A la mayoría de las personas no les gusta pensar en la muerte, en nuestra cultura hay un cierto miedo a la muerte propia y ajena generalizado, y tener un cierto miedo es algo totalmente normal. Sin embargo, para algunas personas ese miedo a la muerte puede causar muchísima ansiedad hasta el punto de convertirse en una fobia.

Existen muchos tabús sobre la muerte, es un tema que evitamos hablar, no sabemos cómo apoyar a otras personas en duelo, los niños no se incluyen en los rituales y normalmente no les dejamos ir al tanatorio o al entierro, lo que nos lleva a esa dificultad de lidiar con la muerte cuando de pronto somos mayores y la sociedad decide que ahora sí, ahora sí estamos preparados para hacer frente a la muerte.

Pensar sobre la muerte y lo que vendrá después puede asustar, pero la única solución es hacerle frente y exponernos a esas situaciones que tememos, para que dejen de tener tanta intensidad. Es lo contrario a lo que normalmente tendemos a hacer cuando algo nos da miedo, que es intentar evitarlo.

La solución para superar el miedo a la muerte es mirar al hecho de que vamos a morir de frente, gestionar los sentimientos que eso nos crea y aceptar que la muerte es parte de la vida. Ya, muy bien, pero ¿cómo hacemos eso?

Cómo afrontar el miedo a la muerte

  • Habla de ello, desestigmatízalo, habla con tus amigos, familia o con tu terapeuta. Comparte tus preocupaciones, porque el guardarlo todo para ti no hace que desaparezca ni que sientas menos miedo.
  • Lee sobre la muerte, recuerda que exponernos al tema es parte del proceso de recuperación y de liberación de este miedo.
  • No intentes luchar contra tus pensamientos sobre la muerte, acepta lo que sientes, casi con curiosidad pues tus emociones, aunque a veces pueden ser desagradables, no son peligrosas, no te pueden hacer daño.
  • Aprende técnicas de relajación y de respiración que te ayuden a sentir que tienes el control sobre tus emociones. Al sentir miedo nuestro cuerpo desencadena ciertas respuestas fisiológicas (respiración agitada, aceleración del corazón, sudoración, boca seca…) que nos ayudan a estar preparados para una posible amenaza. En este caso, como la amenaza no es real, debemos aprender técnicas para relajar nuestro cuerpo.
  • Vive tu vida al máximo. Solo mueres una vez en la vida, pero vives cada día de tu vida. Aprovéchalo. La muerte va a llegar, como llega a todo el mundo, pero cuando llegue que no te quede el sentimiento de que podías haber hecho algo más con tu vida. O si lo que te preocupa es el miedo a la muerte de los demás, vive con ellos, disfruta con ellos y expresa lo que sientes por ello cada día, como si fuesen a morir mañana.
  • Mantén un buen nivel de ejercicio físico, ya que el ejercicio produce endorfinas que son las hormonas que nos ayudan a sentirnos bien. Y también, el ejercicio aumenta la temperatura corporal, lo que tiene un efecto calmante.
  • Intenta llevar una dieta sana, porque la comida es como la gasolina de un coche. Jamás esperaríamos que nuestro coche funcionase bien sin gasolina, ¿verdad? Pero a veces cuando nos sentimos ansiosos o tristes, dejamos de comer y encima esperamos sentirnos bien, pero sin comer no tenemos energía y es difícil sentirnos bien.

 

Síntomas del miedo a la muerte

  • Ansiedad
  • Pensamientos obsesivos sobre la propia muerte o la de los demás.
  • Conductas de evitación de ciertos lugares, actividades, películas, canciones, personas…
  • Ataques de pánico.
  • Insomnio
  • Estar muy alerta y sensible a las sensaciones corporales.

 

Preocupaciones típicas cuando sentimos miedo a la muerte

  • ¿Cómo moriré? El no tener control sobre este aspecto, ya que no sabemos cómo esto ocurrirá, crea mucha ansiedad y las personas con este miedo, intentan controlarlo de antemano.
  • ¿Qué hay después de la muerte? Aquí influye mucho las propias creencias.
  • ¿Qué ocurrirá después de mi muerte? ¿seré recordado? ¿qué hará mi familia? Muchas veces, el miedo a la muerte tiene que ver con no ser importante para los demás, no dejar huella o tener un impacto en los demás.

Causas del miedo a la muerte

Podemos encontrar multitud de motivos que nos llevan a sentir miedo a la muerte.

Puede haber acontecimientos traumáticos, como tener un accidente de coche, o que fallezca alguien cercano. Estos acontecimientos nos ponen en contacto con la realidad de la vida y con la muerte como parte de ella, de una manera que está fuera de nuestro control.

 

En este vídeo Javi Hoyos nos explica cómo lo superó él

Tratamiento del miedo a la muerte

Una de las técnicas más utilizadas en la exposición, que puede ser en vivo (por ejemplo ir a un tanatorio, o al hospital, o un cementerio) o en imaginación, donde la persona debe imaginar la situación temida.

Con las técnicas de exposición lo que vamos a hacer es romper la asociación entre las situaciones temidas y la ansiedad. También vamos a comprobar que las consecuencias negativas que anticipamos no ocurren, y por tanto aprenderemos a controlar la ansiedad y el pánico.

Al principio, cuando nos exponemos a estas situaciones, hay que esperar un incremento de los síntomas. Es normal sentirse ansioso, pero esta reacción se irá reduciendo a medida que vamos exponiéndonos a las situaciones fóbicas.

La mayoría de las personas confirman que la sensación de incomodidad, las ganas de huir y la ansiedad se van reduciendo a medida que nos vamos exponiendo a las situaciones que tememos.

Antes de comenzar la exposición, tenemos que crear una jerarquía de situaciones a las que nos iremos enfrentando. Haremos una lista de las situaciones que tenemos y al lado escribiremos el nivel de ansiedad/miedo que nos producen.

Una vez que tengamos nuestra lista, empezará la exposición.

Tiempo de exposición

  • Deberás permanecer en la situación temida hasta que experimentes una reducción de la ansiedad y no sientas la necesidad de escapar de esa situación. Para pasar al siguiente paso de tu jerarquía tendrás que sentir en una escala de 0 a 10 una ansiedad de 0 o muy baja (máximo un 2)
  • Tienes que permanecer en la situación hasta que te des cuenta de que lo que temías que ocurriese no ocurre, y que incluso si ocurre puedes hacerle frente. Por ejemplo: estar en un tanatorio y no desmayarte.
  • Normalmente deberás permanecer en la situación entre 30 y 60 minutos.

 

Si quieres trabajar algún otro miedo, te recomendamos este curso “Supera tus miedos”

Compartir en Redes Sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Subscríbete a nuestra Newsletter

Recibe nuestras novedades y Ofertas.

¿TE TIENES QUE IR?

Suscríbete a nuestro newsletter y  te regalamos un Pack de Bienvenida con meditaciones, masterclass y más sorpresas

X