Mindfulness para emociones dificiles

Mindfulness para trabajar emociones difíciles en 3 pasos

Mindfulness para trabajar emociones difíciles

 

Hoy abrimos una serie de post con recursos prácticos que podéis utilizar en terapia con vuestros clientes, o si sois personas en busca de un mayor bienestar personal, podéis aplicar estas técnicas en vosotros mismos.

 

Cualquier duda que tengáis estamos a vuestra disposición. Podéis dejar un comentario abajo y os contestaremos lo antes posible.

 

Para mi el mindfulness es una herramienta ESENCIAL en terapia, por la multitud de beneficios que tiene (que podéis leer en este post o podéis aprender en este curso de Mindfulness).

 

Esta técnica de Mindfulness nos ayudará a ir aceptando y liberando esas emociones que nos cuesta digerir, y nos hacen sentir mal.

 

Existen tres partes en este ejercicio: (1) Etiquetar las emociones, (2) Encontrar las emociones en el cuerpo, y (3) Ablanda-Tranquiliza-Permite. El propósito del ejercicio es desarrollar una cierta familiaridad y habilidad con esas tres partes, y después aplicarlas individualmente o juntas en la vida cotidiana cuando aparecen espontáneamente las emociones difíciles.

 

1.-  Práctica: Etiquetar las emociones

  • Encuentra un lugar cómodo y tranquilo y siéntate en una postura digna, relajada pero recta. Cierra los ojos o déjalos parcialmente abiertos. Haz un par de inspiraciones profundas para relajar el cuerpo.
  • Lleva la atención a tu cuerpo, dándote cuenta de la postura en la que estás y de las variadas sensaciones que sientes en el cuerpo.
  • Coloca una mano sobre el corazón, o en cualquier lugar que te calme, durante unos momentos para recordarte que estás en este espacio y que además eres digno de amabilidad.
  • Date permiso para recordar una situación moderadamente difícil que estés experimentando en estos momentos (tal vez un problema de salud, estrés ocasionado por una relación o el dolor por un ser amado). No elijas un problema excesivamente difícil o demasiado trivial. Elige un problema que, al pensar en él, te genere un poco de estrés en el cuerpo.
  • Visualiza claramente la situación ¿Qué había? ¿Qué se dijo? ¿Qué sucedió?
  • Contemplando esa situación, observa si puedes nombrar las diferentes emociones que aparecen en ti:

o ¿Enfado?,¿Tristeza?,¿Pena?,¿Confusión?, ¿Miedo?,¿Deseo?

o ¿Desesperación?,¿Vergüenza?

  • Ahora, trata de poner nombre a la emoción más fuerte (y difícil) asociada a esa situación.
  • A continuación, repite el nombre de la emoción para ti mismo/a, con una voz tierna y comprensiva, como si estuvieras validando lo que pudiera estar sintiendo un buen amigo: “Eso es deseo”. “Eso es dolor”.

 

2.-  Práctica: Mindfulness de la Emoción en el cuerpo

  • Ahora, expande la conciencia a todo el cuerpo
  • Recordando la situación difícil, repasa tu cuerpo para ver dónde la sientes más fácilmente. Desde tu perspectiva interior, escaneando el cuerpo desde la cabeza a los pies, ve parándote donde sientas incomodidad.
  • Ahora, escoge ese sitio en tu cuerpo donde se exprese con más fuerza la emoción; quizá un punto de tensión muscular, o sensación desagradable, o dolor en el corazón.
  • Mentalmente, inclínate con amabilidad hacia ese punto.

3.-  Práctica: Ablanda- Tranquiliza- Permite con Mindfulness

  • Ahora, Ablanda ese lugar del cuerpo, dejando que se aflojen los músculos como cuando les ponemos calor. Ablandando… Ablandando… Ablandando… Recuerda que no estamos tratado de cambiar la sensación, sino acogerlo de forma tierna
  • Si lo deseas, ablanda sólo un poco, alrededor, sin penetrar hasta el fondo
  • Ahora, Tranquilízate porque esta es una situación difícil.
  • Si lo deseas, coloca la mano sobre el lugar del cuerpo donde sientes malestar y lleva bondad a ese lugar, con el calor y el suave tacto de tu manoi. Tal vez imaginando que la ternura y la amabilidad fluyen a través de tu mano hacia tu cuerpo. Tal vez incluso pensando en tu cuerpo como si fuera el de un niño amado. Tranquilizando… Tranquilizando… Tranquilizando.
  • ¿Hay algunas palabras reconfortantes que necesites escuchar? Si es así, imagina que tuvieras un amigo luchando de la misma manera. ¿Qué le dirías a tu amigo? (“Siento tanto que te encuentres de esta forma”. “Eres muy importante para mí”)
  • ¿Puedes ofrecerte un mensaje similar? (“Oh, ¡es tan difícil sentir esto!”. “Que yo pueda ser amable conmigo mismo/a”).
  • Si lo necesitas, no dudes en abrir los ojos cuando lo desees, o dejar de lado el ejercicio por unos instantes y céntrate tan sólo en sentir la respiración.
  • Finalmente, Permite que el malestar esté allí, haciendo espacio para él, y abandonando el deseo de que el malestar desaparezca.
  • permitiéndote ser tal y como eres, simplemente así, aunque sólo sea por este momento.
  • Ablanda… tranquiliza… permite…  Ablanda… tranquiliza… permite…
  • A continuación, suelta la práctica y céntrate en tu cuerpo como un todo. Permítete sentir lo que estés sintiendo, ser exactamente tal y como eres en este momento.

En este video os dejamos una charla que dio nuestra fabulosa profesora de Mindfulness Cristina Serrano, ¡que lo disfruteis!

Compartir en Redes Sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


TE INTERESA

[aweber listid=2960448 formid=696816658 formtype=webform]

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

¿TE TIENES QUE IR?

Suscríbete a nuestro newsletter y  te regalamos un Pack de Bienvenida con meditaciones, masterclass y más sorpresas

X