No quiero estar solo… ¿Dónde están mis amigos?

Según el psicólogo Richard Erskine una de las necesidades que tenemos todas las personas es la de sentirnos amados. Las personas somos seres sociales y buscamos el contacto con los demás, y uno de los miedos más comunes es sentirnos solos, pero de poco vale estar rodeado de personas si no estamos a gusto con nosotros mismos.
Para establecer relaciones de amistad o de pareja creo que es fundamental que analicemos primero de qué está hecha nuestra soledad: si nos sentimos solos a qué se debe, desde cuando nos sentimos así, cuales son nuestros deseos, nuestros objetivos, qué buscamos en los demás, qué miedos nos obstaculizan el contacto con otros.
 
Después es importante salir del rol de víctima y ser conscientes de que esta situación es algo temporal. La culpa no es de los demás y por tanto no son los demás los que nos harán salir de nuestra situación de soledad, ¡gracias a Dios! Porque sino no tendríamos ningún control sobre ello. Hay un momento para todo, y quizás ahora sea tu momento de pasar tiempo contigo, de conocerte, de soportarte, de entretenerte y de quererte. Fortalécete a ti misma, aprende a disfrutar en soledad, realiza actividades que te gusten, que te hagan sentirte bien, date una ducha calentita y ponte en contacto con tu sensibilidad, ve a darte un masaje, sal a pasear y mira tu ciudad como si estuvieses de turismo por el extranjero, fíjate en la luz, en cómo huele, en cómo te sientes tú ahí y date cuenta de que no estás sola, que te tienes a ti misma.
 
Hay una frase muy trillada “Si no te quieres a ti mismo ¿quién te va a querer?” Pero no por ello es menos cierta. Si tú no te aceptas, si te tratas mal, te criticas… es imposible transmitir a los demás una sensación de atracción, de alegría, de cercanía y comodidad, tan importante en una amistad o una pareja. Si no te aceptas estarás preocupada porque los demás te acepten, y para ello te adaptarás o estarás en guardia, y eso se nota, los demás captan que algo no está bien y eso no es atractivo.
 
Nunca es tarde. No te limites, no pienses que se te ha pasado el arroz, o que la gente ya tiene su vida, una vida en la que no cabes. No es tarde y seguro que hay muchas personas como tú esperando que aparezcas en su vida.
 
Si todavía hay algo que te cuesta puedes mirar la opción de asistir a algún curso de habilidades sociales para hacer amigos, o un curso de encontrar pareja, o comenzar una terapia psicológica de desarrollo personal.
 

Compartir en Redes Sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on tumblr

TE INTERESA

[aweber listid=2960448 formid=696816658 formtype=webform]
X