No quiero que mi hijo sea el más listo

www.victoriacadarso.comEstaba hace unos meses en la piscina, y un hombre que estaba con su hijo se acercó a mi, me saludó y empezamos a hablar. Su hijo tenía 5 años y se tiraba de cabeza a la perfección. Mi pequeño ese día cumplía 3 años y le daba miedo intentarlo. El padre super amablemente intentó animarle y enseñarle pero él no quería, prefería chapotear y aprender a meter la cabeza y bucear. Yo no le insistí, es un niño sin miedos, le gusta probar las cosas y si saltar de cabeza todavía le daba impresión es que simplemente no era su momento.
El caso es que el hombre me empezó a contar que su hijo iba a Kumon, que con 5 años sabia sumar y restar y dentro de poco aprendería a multiplicar, y que ya tenía hábito de estudio: todas las tardes se sentaba una hora a hacer sus deberes. Y eso lo hacía desde ya hace un año.
Yo sonreía y me alegraba, porque el niño parecía feliz y el padre más aun y se notaba que disfrutaban juntos, pero a mi personalmente la idea de que mi hijo con 5 años haga deberes durante una hora me horroriza.
Va a tener años y años para clavar los codos y estudiar, pero en mi opinión a los 5 años lo que un niño debe hacer es jugar, investigar, curiosear, manipular, bajar al parque, mancharse, saltar en los charcos, ir a nadar, empezar a hacer amigos, aprender a resolver los primeros conflictos con sus iguales, aprender a hacer castillos de arena o inventarse cuentos, intentar cazar un gamusino o buscar estrellas fugaces, pero no hacer deberes. Y añadiría que no es necesario hacer deberes ni a los 5, ni a los 6, ni a los 7 ni a los 11… Que los niños pasan 8 horas en el colegio, donde además de otras cosas les enseñan matemáticas, lengua, inglés… y cuando llegan a casa es tiempo para descansar, jugar, estar con los hermanos, con los padres, bajar al parque… pero ¡¡no para seguir haciendo fichas!!
Ser el niño más listo de la clase nunca ha significado que sea el más feliz… Y yo lo que quiero es que mi hijo sea feliz, para ello tengo muy claro que cada niño aprende a andar, hablar, comer, leer o hacer cálculos a su propio ritmo y que cuando aprenda no va a influir en la calidad de cómo lo hará más adelante. Creo que desarrolla mucho más las capacidades de nuestros niños el que nos sentemos a hablar con ellos por las tardes, que les preguntemos sobre las cosas que les interesan y que les leamos buenos libros por las noches antes de dormir… en vez de obligarles a hacer 3 fichas al día.

Compartir en Redes Sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on tumblr

TE INTERESA

[aweber listid=2960448 formid=696816658 formtype=webform]
X