Soy negativa ¿qué hago? ¿qué hago?

Estábamos analizando con un paciente nuevo sus diálogos internos.  En un momento, cae en la cuenta de la cantidad de ataques y críticas que se hace a sí mismo, y en las ideas catastrofistas que tiene de lo que le puede llegar a ocurrir. Me mira desesperado y me dice: ¡¿cómo cambio esto?!
El cambio debe ser total, día a día.  ¿Notas que distintos aspectos de tu personalidad se pelean?  Si quieres tomar una decisión, uno te convence con sus pros, otro te desanima con sus contras, otro duda de que eso sea lo correcto, otro se lamenta de tu mala suerte, otro te recuerda tus fracasos anteriores, otro se queja de la falta de dinero o de mérito o de lo que sea y así van tomando la palabra hasta que estás tan mareado que te quedas bloqueado y no sabes qué hacer.
¿Observas que te criticas continuamente?  Tienes una idealización de lo que debes llegar a ser, probablemente que creaste cuando eras niño para conseguir que en tu familia te valorasen, aceptasen y quisiesen, y ahora que eres mayor nada de lo que seas o haces es suficiente.  ¡No lo puede ser!  Tus exigencia a ti mismo son irreales e inalcanzables.  No contempla tus sombras, tus desafíos, tus aprendizajes.  Es perfecta.  Entonces, ¿cómo puedes alcanzarla?
Haz una lista de los mensajes negativos que te repites continuamente, por ejemplo:

  • No sirvo para nada
  • Nada me sale bien
  • Las personas al final me acaban abandonando
  • No te puedes fiar de la gente
  • Me merezo las cosas malas que me ocurren

Después escribe las ideas contrarias:

  • Soy única y especial
  • Tengo grandes cualidades
  • Tengo una gran capacidad para ser feliz
  • El universo es generoso y me da lo que necesito
  • Puedo contar con las personas que me rodean
  • Lo estoy haciendo bien y voy a ser feliz

 
Cada vez que te pilles a ti misma teniendo todos esos pensamiento negativos, cambialos por las nuevas ideas en positivo. Esto implica estar consciente, y darnos cuenta de nuestras emociones y de nuestros pensamientos y por supuesto de nuestro cuerpo, porque él es el que te “muestra” todo, con su respiración, sus síntomas, sus enfermedades, sus dolores, etc.
¿Te lo creerás inmediatamente?  Por supuesto que no.   Aliméntalos cada día.  Hazlos crecer.

Compartir en Redes Sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on tumblr

TE INTERESA

[aweber listid=2960448 formid=696816658 formtype=webform]
X