Cómo pedir salir a una amiga y que te diga que si

pedir salirEste blog me hace sentir poderoso. Cientos y cerca de miles de personas al día leyendo algo que tú has escrito. Y resulta, que me siento tan poderoso que me creo hasta legitimado a tirarle los cejos a alguna amiga en este blog que yo creía que no leía este blog, pero que al final sí que lo leía. No quiero dar más pistas, pero…  mis disculpas. Soy un cretino, me lo dicen mucho… me lo dicen mucho mujeres que me rechazan poco… Ese puede ser un buen consejo para todos los hombres: hay que arriesgar, no hay que temer tanto al peligro, no hay que preocuparse tanto por las cosa. Si tienes ganas de hacer algo, hazlo.

Pero este consejo solo es bueno para las personas introvertidas, mayoría en un blog como este. Los extrovertidos no necesitan leer estas cosas: ellos las saben sin leerlas, ellos actúan más espontáneamente, no se comen tanto la cabeza, son arriesgados y si fallan en su intento, simplemente a los pocos minutos ya se han olvidado de su fallo. Pero arriesgamos mucho en nuestras interacciones sociales, pues arriesgamos ni más ni menos que nuestro estatus, que es lo que decide el trabajo que tenemos, lo apreciado que somos por los demás, y también, claro, la calidad de las mujeres con las que podremos salir. Y siendo esto así ¿Cómo puedo decir que hay que “no comerse tanto la cabeza”?¿No nos arriesgamos a bajar nuestro estatus si hacemos una proposición a una amiga y esta la rechaza? En este artículo, cómo pedir salir a una amiga y resultarle atractivo.

Dos grandes características nos hacen atractivos a los ojos de los demás, y son características contradictorias:

1. Ser buena persona: ser generoso, compasivo, solidario, siempre preocupándote por los demás más que por ti mismo,… Esto agrada mucho a los demás, pues es evidente que la mala gente no suele ser carismática, pero esto no es suficiente para resultar atractivo…

2. Ser buen cabrón: tener las agallas que hay que tener en la vida, ser decidido, peleón, no dejarse pisar, ser incluso agresivo en determinados momentos,.. eso también nos hace atractivos. Ningún sosito parece carismático, las personas famosas que conocemos por su bondad, comúnmente tenían también un toque marcial y guerrero que ha sido disfrazado por la historiografía.

Desde luego, si conseguimos encontrar nuestro lugar entre estos dos factores, seremos más atractivos y así el rechazo, no sólo será menos probable, si no que será probable que crezcamos con el rechazo.

Y para pedirle salir a una amiga…

No tiene mucho: pídeselo, o intenta darla un beso (esto es más difícil con las que son bajitas…). No hay un tercer método. Las amigas más “echadas pa lante” es posible que prefieran el morreo. A lo mejor te hacen “la cobra”, pero eso también tiene una buena tirada humorística… un rechazo puede hacernos más interesantes. Y sobre todo, no te compliques tanto la puta vida, decide si te interesa una amiga, y con esa dosis exacta entre ternura y cabronitis, intenta pasar de caminar a su lado a caminar juntos. Y si te rechaza no le des tantas vueltas: seguirá siendo tu amiga, y quizás se arrepienta de haberte rechazado, pues al fin y al cabo, la tremenda “naturalidad “con la que te has tomado el rechazo te hace atractivo.

Mis estimado tímidos: no os compliquéis tanto la vida. Las personas que llevan tanto tiempo como vosotros pensando es hora de que pasen a la acción. Los hombres de acción parecen muy seguros por fuera, pero por dentro no son ni la mitad de lo que sois vosotros. Es hora de sacar lo interior al exterior, es hora de que los tímidos se despendolen… Es hora de que los tímidos empiecen a hacer las cosas no porque sean o no correctas; si no porque tienen ganas de hacerlas. Eso lo hacen ya los extrovertidos, y no les va mal. El rechazo es divertido, el rechazo te hace atractivo… si lo sabes asumir.

Erik360

Compartir en Redes Sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on tumblr

TE INTERESA

[aweber listid=2960448 formid=696816658 formtype=webform]
X