Utilidad de la Inteligencia Emocional

La llamada inteligencia emocional surgió como reacción a la creencia que había que controlar las emociones, que la razón tenía que ser capaz de hacerlas frente. Como contra reacción surgió la creencia que había que expresar todas las emociones, y finalmente se llego a integrar ambos extremos creando el aprendizaje en Inteligencia Emocional que habla de 5 competencias principales (las descritas por Goleman).

El propósito o el objetivo de hacer caso a la emoción es conseguir el equilibrio, porque cada emoción y sentimiento tiene una función importante a la que conviene que atendamos. Además cada emoción tiene su propio valor (positivo o negativo) y significado. Es necesario distinguir entre las diferentes emociones y ver lo que nos están indicando, unas nos estarán impulsando hacia la acción, otras nos conviene enfrentarlas, otras que hace falta expresarlas, y otras que hay que profundizar en ellas.

Por ello es importante entender cuál es la función de la emoción, cual es el lado positivo y el lado negativo de la emoción, qué nos puede estar indicando y qué podemos hacer para superarla.

¿Quién no ha tenido una reacción de rabia ante el comportamiento de alguien que nos ha sacado de nuestras casillas y luego nos hemos lamentado de nuestra reacción? ¿Cuántos de nosotros sentimos tristeza o pena y nos sentimos victimas de nuestra suerte? ¿Cuántas veces hemos sentido ansiedad o miedo de hacer determinadas cosas como hablar en público, ir a una entrevista de trabajo, o de relacionarnos con otros, etc. y lo hemos pasado tan mal que tememos volver a tener que enfrentarnos a situaciones parecidas?

Para dar respuestas a todas estas preguntas tenemos la Inteligencia Emocional. Si quieres profundizar sobre esto haz click aquí

Compartir en Redes Sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on tumblr

TE INTERESA

[aweber listid=2960448 formid=696816658 formtype=webform]

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
X